sábado, junio 12, 2010

José Artigas.


Breve biografía


El 19 de junio de 1764 en Montevideo, nacía José Artigas, en el seno de una familia vinculada a la fundación de Montevideo.

Los primeros años de su vida los pasó en Montevideo, donde concurrió a la escuela de los Padres Franciscanos, pero frecuentaba mucho el campo. Allí comenzó a amar la campaña y aprendió a realizar todas las tareas camperas.

Entró en el Cuerpo de Blandengues y en 1811 se unió a la revolución oriental convirtiéndose al poco tiempo en Jefe de los Orientales, título que le dio su propio pueblo.

No fue sólo un destacado militar sino que dio una definición ideológica a la revolución oriental.

Las ideas de Artigas aún tienen vigencia sobre todo con relación a la integración americana.

Artigas murió en Paraguay el 23 de setiembre de 1850.

Día de la Bandera


El día del natalicio de Artigas se ha declarado también como día de la Bandera, relacionando así este símbolo con las ideas patrióticas del Prócer.

En este día se realiza el Juramento de Fidelidad a la Bandera Nacional.
Este juramento se lleva a cabo desde el año 1940. El decreto del 20 de Julio de 1940 establece que: "Todo ciudadano natural o legal, está obligado a prestar juramento de fidelidad a la Bandera Nacional, en acto público y solemne".

Los alumnos de todo tipo de institución pública o privada, y los empleados de la Administración Pública, incluyendo las Escuelas Militares, Navales, etc., deben realizar este juramento.

LOS ÚLTIMOS AÑOS DE SU VIDA

Artigas, atravesando la Provincia de Corrientes hizo rumbo al Paraguay, donde gobernaba el Dr. Rodríguez Francia. Embarcándose en el puerto de Candelaria, antigua capital de las Misiones, cruzó el anchuroso Paraná el 5 de setiembre de 1820, después de separarse de la casi totalidad de sus compañeros, que restaron en la margen izquierda, y fue a presentarse a las autoridades paraguayas.

El Dictador Supremo Gaspar de Francia de su arribo, lo consideró desde el primer momento como prisionero suyo, y en ese concepto lo retuvo siempre, primeramente en Asunción donde se le alojó por un corto tiempo y después en Curuguaty, remoto pueblo que le fue señalado como término de destierro, asignándole por varios años el pago de un sueldo equivalente al de Capitán que Artigas había alcanzado en los ejércitos de España. .

Vivió en aquel rincón casi diecinueve años, hasta que Francia desapareció del mundo en 1840, siempre acompañado de sus fieles morenos Ansina y Lencina.
Entonces, más libre pero siempre teniéndolo en vigilancia, el gobierno sustituto del tirano le permitió trasladarse a residir en Ibiray, distrito próximo a la Asunción, el que poco después, cuando Carlos Antonio López vino a ejercer las funciones de Presidente de una república más o menos nominal, fue incluido entre los límites de la jurisdicción de la Santísima Trinidad.

En aquella morada que le había cedido el Presidente dentro de los límites de un latifundio suyo fueron transcurriendo los días del Protector, iguales y monótonos, absorbido por el ambiente, en una vida de hombre del pueblo modestísima. Allí, el viajero francés Alfredo De-mersay le hizo del natural, a fines de 1846 o principios del 47, el retrato único del Prócer que haya llegado hasta nosotros.

Las gentes sencillas y pobres de los contornos, habituadas al trato diario lo estimaban de veras, llamándolo "Carai Marangatú", predicado consagratorio que se ha traducido en imperfecta versión como "Padre de los Pobres", la traducción exacta de las palabras guaraníes, con sentido más hondo y no menos consagratorio, quieren decir "Bondadoso Señor".
Las noticias que concreta y fielmente poseemos de los años del Paraguay son pocas, y en cambio las leyendas y las mentiras abundan y proliferanca.

Dejó de existir Artigas en la misma propiedad que el presidente López le había cedido, el 23 de setiembre de 1850, probablemente de senilidad y sin dolencia definida, pues no hay ninguna versión cierta y concreta de las circunstancias que rodearon el deceso.

Sus restos, seguidos de tres o cuatro vecinos, recibieron silenciosa sepultura en el Cementerio de la Recoleta, situado a corta distancia de la quinta, y allí quedaron en la fosa 26 del sector denominado "Campo Santo de los Insolventes", pues nadie obló los dos pesos del derecho que cobraban los curas.

En aquellas tierras coloradas reposaron hasta el día en que el Dr. Estanislao Vega, agente diplomático enviado por el gobierno del Presidente Flores, los reclamó y se recibió de ellos cinco años después, el 20 de agosto de 1855, para volverlos a la patria, y ser depositados en el Panteón Nacional.

ALGUNAS CONCLUSIONES


Artigas fue un solitario entre multitudes.
No por cierto, por orgullo, y menos por vanidad, y sí por abundancia de condiciones positivas extremas y coincidentes en él: inteligencia, voluntad, honradez, sensibilidad, independencia de criterio y de juicio; todas las cuales contribuyen a formar el estadista que fue, ya que sus principios, o triunfaron definitivamente, o constituyen hoy el anhelo de los pueblos que los perdieron o que no han podido conquistarlos todavía:
Libertad, independencia, organización republicana, democrática y representativa, separación de poderes, igualdad y justicia social, respeto de las autonomías...
Pero no sólo a ellos debió sus aciertos políticos sino además a la madurez de su edad:
La Revolución sorprendió a Artigas cuando tenía 46 años, y él se plegó a ella cuando contaba 47, sublevando a la Provincia Oriental.
De modo que en la mitad del camino de la vida Artigas se encontró con la selva oscura de la Revolución que desconcertó a la mayoría, mientras él era un hombre íntegro en medio de una sociedad que se desintegraba.

EL MAUSOLEO

Por decreto del Poder ejecutivo de fecha 1º de Octubre de 1974 se dispuso su traslado al Mausoleo ubicado en la Plaza Independencia, inagurado el 19 de Junio de 1977. Ha sido declarado oficialmente "Fundador de la Nacionalidad Oriental".



Autor: Angel Zanelli, italiano, (1879-1942)
Fecha de inaguración: 28 de Febrero de 1923.
Material empleado: Bronce.
Material del basamento: Granito gris lustrado.
Descripción: De una altura total de 17 metros y un peso de 30 toneladas, está constituído por una estatua ecuestre de bronce del Prócer, sobre basamento de granito gris lustrado. En la cara frontal luce la inscripción "Artigas" en letras de bronce aplicadas. Rodeando el basamento un bajo relieve perimetral que representa escenas del "Exodo del Pueblo Oriental".
La estatua y los bajorrelieves fueron ejecutados en Italia, el basamento en Uruguay.
MÁS INFORMACIÓN EN: http://www.artigas.org.uy/archivos/pdf/biblioteca_escolar/Natalicio%20del%20General%20Jose%20Gervasio%20Artigas.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada